En épocas de default Aerolíneas Argentinas recibió en 2020 U$S 527 millones
Domingo, 06 Junio 2021 14:35

En épocas de default Aerolíneas Argentinas recibió en 2020 U$S 527 millones

No sabemos cuándo Aerolíneas Argentinas presentará el balance del año pasado, pero en su página web anticipó que el Estado le anticipó durante ese lapso u$s 527 millones. Paradojalmente, parte de ese dinero integra la deuda en virtual “default” con el FMI y el Club de París. El dinero es fungible.

SACRAMENTO - proasur
CIFFT 1250x115
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
MINTUR 1250x115
SACRAMENTO radisson


por Luis Alejandro Rizzi, desde Buenos Aires (el Presidente argentino dijo en el foro Económico de San Petersburgo, que el capitalismo pre pandemia no ha dado buenos resultados y se consideró amigo de Vladimir Putin, “a los amigos se los conoce en los momentos difíciles. Un rumbo)

En la página web de Aerolíneas Argentinas se muestra el “EBIT” desde el año 2008 que arroja una pérdida operativa (eso mide ese indicador) de u$s 4530,64 millones. Si a ese número le agregamos los u$s 527 millones del año pasado, el total de subsidios en esos trece años habrían sumado un total de u$s 5.057,64 millones.

En todo ese lapso los ingresos genuinos por ventas de servicios no alcanzaron a cubrir sus costos. Como dato curioso en el año 2011, cuando se produjo la erupción del Puyehue, recibió la suma máxima de subsidios por un total de u$s 643,92 millones, 110 millones más que durante la pandemia de 2020.

Los años 2016 y 2017 fueron, en ese lapso de trece años, los que registraron menor pérdida operativa.

Su deuda comercial y financiera en 2019 arañaba los mil millones de dólares.

También creció la deuda FFP que a partir de 2014 se duplicó y en 2019 superó los u$s 300 millones.

Aerolíneas Argentinas es uno de los problemas de nuestro crónico déficit fiscal, padre o madre, para no hacer cuestiones de género, de nuestro fracaso como país.

El economista Nicolás Gadano al preguntarse de donde viene nuestra “impagable deuda”, asi respondía en el diario “La Nación”, “…De que no pagamos los gastos con los recursos. No es que tenga que suceder todo el tiempo, pero evidentemente hay un elemento común en décadas que es el uso del financiamiento con deuda interna, externa, de las reservas, de la emisión que siempre está en el corazón de la inestabilidad macro. Uno puede fomentar determinados sectores, mejorar la competitividad de una industria, pero cuando viene la inestabilidad macro, te lleva puesto por completo y te deja al país con 10 puntos más de pobreza y desempleo. Eso es lo primero que hay que atacar, todo lo demás viene después.”

Obvio, no es Aerolíneas Argentinas la causa decisiva de los déficits, sino una de ellas entre muchas otras.

Pasa que en la Argentina naturalizamos más los “vicios” que las "virtudes”, y se ha hecho carne esa falsa creencia de que lo que financia el estado, sale gratis.

La cosa es muy simple, lo que no se paga con “precio” se paga con impuestos y deuda que luego repudiamos, echándole la culpa al “capitalismo”.

La excesiva presión fiscal y el excesivo endeudamiento son causa de pobreza y fracaso, ya que una cosa es ahorrar para pagar gastos futuros y otra es el ahorro forzoso para pagar gastos ya hechos. Eso que llamamos “ahorro forzoso” tiene otro nombre, “ajuste”.

El “ajuste” es la penalidad al endeudamiento para gastar.

A esta altura y yendo exclusivamente al transporte aéreo, este gobierno o el que venga no tendrá más remedio que dentro de la macroeconomía deba analizar los “micro déficits”, entre ellos Aerolíneas Argentinas, amén de otros tantos como tarifas de la energía y de los servicios públicos.

Respecto a Aerolíneas Argentinas, las alternativas son o bien negarle recursos por lo que su operación deberá ajustarse a los ingresos que genere, o bien considerarlo como un gasto prioritario y seguir concediéndole subsidios.

Esta alternativa, ante la magnitud de la deuda no parece viable, ya que la conectividad regional e internacional estaría garantizada por varios otros transportistas, y en el cabotaje es probable que haya capitales dispuestos a explotar las rutas rentables y habría que diseñar un subsidio a la demanda para que aquella conectividad que (por un lapso, no más de cinco años) no tenga el volumen suficiente para hacerla sustentable.

La conectividad no es un fin en sí mismo, sino debe ser un medio para facilitar el desarrollo integral de una comunidad.

Si el gobierno optara por suprimir todo tipo de aporte económico a Aerolíneas Argentinas, será su problema diseñar un modelo sustentable buscando la máxima productividad posible.

En el transporte internacional de largo recorrido fatalmente deberá lograr factores de ocupación que superen el 60% de la capacidad ofrecida, mediante ventas hechas en el exterior.

En ese transporte de largo recorrido, para la Argentina, debe adecuarse a las tarifas vigentes en esos destinos que deberían jugar como “destinos de origen”, vaya el oximorón. Una limitante complicada, pero posible de superar.

Muchas prácticas laborales deberán revisarse y adecuarse a la disponibilidad de recursos.

Nosotros le pedimos a su Vicepresidente, Gustavo Lipovich, a quien conozco desde hace años a raíz de una nota que le hice en el viejo portal “aviaglobal”,  ya desaparecido, una entrevista para conversar sobre el futuro de la empresa, que no deja de ser una preocupación para todos y en especial para los sufridos contribuyentes, para ese 50% o más de pobreza, en mis cálculos rondaría el 70%, y para el 40% de economía informal.

Hasta hoy no tuve respuesta.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.