Tango; paseos; buen teatro y buena mesa la oferta eterna de Buenos Aires
Lunes, 04 Marzo 2019 19:42

Tango; paseos; buen teatro y buena mesa la oferta eterna de Buenos Aires

Luego del disfrute del Master Show de Martín Bossi del viernes, el sábado elegimos otro espectáculo de tango. Decimos "otro" porque la última vez que asistimos a uno en la Capital Federal, vimos un gran show pero no terminamos a las trompadas de casualidad en Señor Tango con el anfitrión, como lo contamos oportunamente en Fernando Soler en Señor Tango: "La historia de Uruguay es horrorosa". Esta vez en Tango Porteño, si bien vimos una buena presentación, en un muy lindo local, disfrutando de una buena cena y una excelente atención, en ningún momento nos entregaron un programa, no hubo maestro de ceremonias (ni en cinta grabada) y de esa manera, no supimos nunca quien era el cantante, quienes los bailarines y mucho menos la excelente orquesta. En la marquesina esta escrito "Mora Godoy Tango Company" y por ello, hasta promediar el show, ingenuamente esperamos que en algún momento apareciese la excelente artista en escena, pero no, no se hizo presente. Los bailarines son muy buenos; el cantante de buen nivel (al día siguiente pasamos por la puerta del local y preguntamos al portero el nombre del artista. Nos dijo "creo que Roberto", estaba al lado de la boletería y le preguntamos a quien la atendía, quien tampoco nos supo responder y un muchacho que estaba parado en la vereda, sonriente nos dijo "Morel, creo que Carlos Morel"). Googleamos y encontramos esto: Carlos Morel

Fiexpo 2024 1250x115
TSTT-1250x115
Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115

Tango Porteño

El domingo decidimos volver a El Tigre, estaba muy lindo el día. Tomamos un taxi hasta donde nos dijeron que partía el ferrocarril Mitre, en estación Belgrano ya que las obras desde Retiro están en proceso, pero en realidad debimos tomar un servicio gratuito de buses dese allí hasta Estación Rivadavia para abordar.

Una vez allí buscamos la boletería y estaba cerrada. Veíamos que los demás pasajeros pasaban su tarjeta Sube por los lectores y como no la teníamos, decidimos subir al tren cuando vino y "reguarizar" en destino. Cuando llegamos a Tigre, se nos dio la bienvenida y se nos invitó a seguir camino sin más. Involuntariamente viajamos gratis. Como hacemos habitualmente en los lugares que ya hemos estado "damos la vuelta del perro" y esta vez no fue la excepción. Pasamos por el centro (domingo, todo cerrado)la Estación Fluvial, China Town (cuento de esa nacionalidad), descartamos el regreso al Mercado de Frutos y entramos a Trilenium, el imponente complejo del Casino. No pagamos el tren y para seguir en racha, una maquinita generosa nos dio el importe exacto casi del almuerzo en la plaza de comidas con aire acondicionado. Regresamos esta vez pagando (menos de dos dólares los dos boletos) y hasta Núñez, desde donde tomamos un taxi hasta el hotel cercano al Obelisco, a tiempo de hacer la conexión de Internet para ver el partido de Peñarol con Juventud.

El Tigre

Ya teníamos entradas para Rotos de amor, una muy linda comedia con un reparto de aquellos. Lamentablemente embocamos la semana que no estaba Víctor Laplace (reemplazado por alguien que actuó muy bien pero que ni googlenado, supimos quien es) pero sí el resto del elenco, un sorprendente Osvaldo Laport (para bien, para nosotros); un capo como siempre Gustavo Garzón y un genio como Pepe Soriano, hacen una obra que se convierte en una máquina de mensajes y de honrar la amistad y el compañerismo. Una pequeña y coqueta sala es el Picadilly y a pesar de la casi nula escenografía, los escasos elementos disponibles y el sutil trabajo de los propios actores con Laport a la cabeza como experiente utilero, la obra no decae nunca en dinámica. Muy acertada elección hicimos. La recomendamos.

Los precios de las entradas al teatro oscilan entre 25 y 30 dólares y Tango Porteño con cena y bebidas incluídas está en 90 dólares, entre un 10 y un 30% por debajo de las otras del mismo nivel.

Para esta noche tenemos entradas para ver ¿Qué hacemos con Walter?, la obra que dirige el gran cineasta Juan José Campanella en el Multiteatro. Ya les contaremos.

El Microcentro sigue en obras. La pretendida Corrientes peatonal nocturna, tiene un aspecto complicado. Hay mucha policía visible y la ciudad se presenta mucho más limpia que las últimas veces que hemos venido. Muchos negocios cerrados, entre ellos, el clásico restaurante Acapulco de la calle Lavalle, que era una cita obligada para nosotros cada vez que llegamos a este, uno de nuestros lugares en el mundo.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.