El Master of Wine Tim Atkin habla de Uruguay
Viernes, 11 Agosto 2023 16:41

El Master of Wine Tim Atkin habla de Uruguay

Bodegas del Uruguay realizó un reportaje al Master of Wine británico quien acaba de publicar su Informe Especial 2023 sobre el país. Once respuestas con su sello inconfundible: lenguaje directo, algunas risas, y una visión profunda para analizar nuestro lugar en el concierto vitivinícola internacional.

Fiexpo 2024 1250x115
Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115

A veces el destino nos juega en contra. Deseábamos volver a reportear a Tim Atkin cuando visitó nuestro país en enero de 2023, pero por varios motivos ajenos a nuestra mutua voluntad no se pudo concretar. De todos modos, sabiendo de nuestro especial interés, Tim accedió a que le realizásemos un reportaje a la distancia.

La fecha no fue elegida al azar: coincide con el lanzamiento de su Informe Especial Uruguay 2023, que se publicó hace un par de semanas y puede adquirirse a través de su web (¡£ 10, nada más!). Aseguramos que entrega no solamente una interesantísima reseña de la historia y actualidad vitivinícola de nuestro país sino además sus notas de cata sobre los 289 vinos que degustó y los puntajes que les adjudicó.

Como esperábamos, el intercambio fue ágil y ameno, y a pesar de que sus respuestas fueron "lo primero que me viene a la mente", quedamos impresionados por su capacidad de análisis, que con certeza nos está ayudando a crecer y continuar posicionándonos en el marco mundial.


En las primeras páginas de tu informe decís: "Uruguay ya está elaborando los mejores vinos de su historia, pero no creo que hayamos visto nada todavía". Si tomamos como punto de partida tu primera visita y estas dos en los años '20 de este nuevo siglo, deberíamos ver una curva creciente. ¿Visualizás un pico para esa curva? ¿Qué tan lejos está?

Creo que Uruguay está empezando, realmente. En cierto modo, es un viejo país productor de vinos, pero en términos de vinos de calidad probablemente sea muy joven, quizás tenga 20 o 25 años. Tú sabrás mejor que yo cuándo comenzó esa etapa. Supongo que, en términos de nuevas plantaciones, particularmente en lugares como Maldonado, éstas son bastante jóvenes. Y algunas de las revelaciones más emocionantes de los días que estuve en el país fueron cerca del Atlántico, en contraposición con la proximidad del Río de la Plata. Entonces creo que tal vez todavía estamos al comienzo de la curva, tal vez en el primer tercio. Particularmente, pienso en el futuro con el cambio climático en Uruguay desde el lado bueno, y vi el lado malo con la falta de agua potable en Montevideo y en otros lugares. Por el lado bueno también puedo observar que las añadas son más estables y que es posible madurar uvas, incluso uvas tintas, en climas mucho más fríos que en el pasado.


Otra de tus frases es: "El mundo finalmente se está dando cuenta de lo que está sucediendo en este pequeño pero dinámico país". Además de sus esfuerzos actuales, ¿Uruguay necesita invertir más, o mucho más, para consolidar su nombre en el mundo?

¡Qué difícil! Creo que lo más importante es poner los vinos en las copas de la gente. Si tomamos como ejemplo la forma en que Australia construyó su industria del vino, particularmente a fines de la década del '80 y en la del '90, la forma en que lo lograron no fue mediante enormes inversiones publicitarias, sino simplemente sirviendo vino para que la gente los conociese. Así despertó el interés en los consumidores, y éstos fueron quienes realmente impulsaron la demanda por el vino australiano.

Dicho esto, creo que sí. El marketing es importante y creo que INAVI hace un buen trabajo en términos de viajes al extranjero, invitando a personas como yo al país para degustar los vinos y escribir sobre ellos, espero que de manera entusiasta. Pero no creo que una fuerte inversión en marketing ejecutada a través de publicidad en revistas de vino realmente les dé muchos beneficios.

Es mucho más importante ir a ferias de vinos, particularmente ferias de vinos profesionales, pero también ferias de vinos de consumidores, mostrarles a las personas los vinos, contarles las diferentes interpretaciones. Explicarles por qué Uruguay es diferente, porque es muy distinto de los demás países productores de vino de América Latina. Eso debería ser lo primero. Tal vez, después, se podría invertir un poco más en marketing, pero mi sensación es que se comienza lentamente y no hay que gastar montañas de dinero en grandes campañas que pueden fallar.

 

También escribiste que "sería bueno que los propios uruguayos bebieran más de los mejores vinos de su país en lugar de los más básicos. Deberían estar orgullosos de los logros de la industria". ¿Se podría lograr esto frenando la importación masiva de vinos de Argentina y Chile a través de una mayor carga impositiva? ¿O es una cuestión de educación, eso de sentirse siempre un 'paisito' o, como algunos uruguayos se refieren a sí mismos, una 'provincia' de Argentina?

No me parece una buena idea. Mi sensación es que el proteccionismo nunca es algo bueno, porque esas son economías más grandes que su propia economía y bien podrían tomar represalias. Creo que es una cuestión de educación. Y que está más asociado a que los uruguayos en muchos casos tienden a pensar en el vino como una bebida básica. Y en su cabeza, la calidad no es necesariamente lo más importante. Eso es algo que Uruguay definitivamente podría mejorar, y tal vez el presupuesto de marketing podría dedicarse más a convencer a los uruguayos de que estén orgullosos de sus propios vinos (se ríe).

Es decir, los argentinos no tienen ningún problema en estar orgullosos del vino que consumen (se ríe otra vez). Chile es muy diferente, porque en realidad no tienen la cultura de tomar vino de la misma forma que la poseen Argentina y Uruguay. Uruguay tiene una cultura de consumo de vino, el consumo per cápita es alto y sigue siendo alto, aunque no tanto como antes, pero creo que lo crucial es hacer que la gente beba mejores vinos y deje de pensar que no hacen vinos particularmente buenos. Poner el foco en vinos nuevos, vinos de más calidad. No tienen que ser vinos caros. Algunos de los vinos que Uruguay está elaborando con Tannat, obviamente, pero también con otras variedades como Marselan, Merlot y Cabernet Franc, y desde luego Chardonnay y Albariño, no son necesariamente caros.

Por último, no creo que Uruguay sea una provincia de Argentina, o sea, nunca deberían sentir eso. Es un hecho que los argentinos ven a Uruguay con envidia, particularmente cuando observan su economía y su sistema político razonablemente estable, ciertamente mejor que Argentina, y Uruguay no debería sentirse opacado por sus grandes vecinos, ya sea Argentina al sur y oeste, o Brasil al norte.

 

 

Hablando del consumo interno, como decía anteriormente, la mayor amenaza para la industria vitivinícola local ahora proviene de sus vecinos Argentina y Chile. ¿Considerás que el crecimiento de la producción de vino en Brasil podría convertirse en una nueva amenaza en breve?

No conozco muy bien los vinos brasileños, no estoy familiarizado con ellos. De hecho, voy a hacer una pequeña degustación dentro de aproximadamente un mes, así que recién entonces tendré una mejor idea. Sé que sus vinos espumosos son buenos y algunos Merlot son buenos, pero solo he estado en San Pablo una vez y allí probé vinos en una feria, así que no conozco lo suficiente para darte una respuesta.

Quiero decir, todos estos países son, en cierto sentido, amenazas para Uruguay; pero creo que Uruguay solamente tiene que creer en sí mismo y concentrarse en vender y comercializar sus propios vinos, en lugar de preocuparse por lo que hacen sus vecinos.

El departamento de Maldonado, que produce solo el 7% de la uva, ha escalado muy alto con sus vinos en muy poco tiempo. Por otro lado, Montevideo y Canelones, con un 78,7%, no están proporcionalmente representados en los puntajes altos... ¿Quizás algunas bodegas ubicadas en el Centro Sur deberían empezar a pensar en adquirir tierras en el Sudeste o incluso trasladar sus bodegas hacia el Este?

Bueno, es sólo mi opinión. Simplemente me gustan más los vinos de esos climas fríos, particularmente de suelos de granito, pero hay muy buenos vinos en Montevideo y Canelones y, obviamente, es un enclave más tradicional de la industria del vino, y como tal es muy importante para Uruguay promover esa región, pues realmente el corazón de la industria del vino está allí.

Se me ocurre que Maldonado todavía está asociado de alguna manera con el turismo y menos con sus bodegas. No creo que el interés estructural en Maldonado pase por ahí de la misma forma que en Canelones y Montevideo. Sus vinos me gustan, simplemente siento que esos vinos de climas más fríos y suelos casi graníticos fueron los que realmente más me impactaron.

 

¿Sería prudente empezar a debatir Denominaciones de Origen en este momento? ¿Eso traería más reconocimiento al país en los mercados extranjeros?

Sí, creo que es una buena idea. Creo que las D.O. y las subregiones ayudan a los consumidores a entender. Por lo pronto, el mensaje que debe transmitir el país en primer lugar es que Uruguay hace vino (se ríe), porque mucha gente ni siquiera sabe eso, a continuación, comenzar a explicar las variedades de uva y recién entonces llegar a las subregiones. Se me ocurre que hay que explicar la geografía de Uruguay, por qué algunas zonas son más cálidas e incluso claramente subtropicales y otras mucho más atlánticas, y dónde están. Deberían ser tres o cuatro, y no más de media docena de subregiones. No creo que sea imposible hacerlo.

Eso ciertamente pasó en Argentina donde la gente está empezando a entender la diferencia que hay entre las subregiones de Mendoza o entre Mendoza y Salta, o entre Salta y Patagonia; es un proceso lento y los consumidores muchas veces tardan en educarse.

Es decir, tenemos que recordar que el vino no es lo más importante en la vida de la mayoría de las personas. Es importante para nosotros. Pero para la mayoría de los consumidores significa simplemente una bebida más y algo que entra en sus cuerpos cuando comen. Hay que ir despacio, bien despacio.

 

Enólogos de gran renombre y experiencia como Alberto Antonini, Paul Hobbs y ahora también Michel Rolland, y otros como Duncan Killiner, Hans Vinding-Diers, están inspirando a una nueva generación de enólogos en Uruguay. ¿Por qué no hay tantas mujeres como enólogas asesoras o flying winemakers?

A Antonini, Hobbs o Rolland no los crucé durante mis días en Uruguay pero Duncan Killiner es una figura muy importante en el país porque además vive allí. Hans vive en Argentina pero no está muy lejos... Sí, ellos están inspirando a esta nueva generación de enólogos. ¿Por qué no hay más mujeres en funciones de flying winemaker? No sé, en realidad es una buena pregunta. Creo que cuando empezó la cosa, el movimiento de los enólogos asesores en los años '80 y principios de los '90 la mayoría eran enólogos, hombres. Todavía queda bastante de eso.

No hay razón alguna por la cual las enólogas no puedan ser fantásticas asesoras, hay algunas que hacen consultoría en otros lugares como Susana Balbo en Argentina, es un buen ejemplo. Pero estoy de acuerdo contigo, sería bueno ver a más mujeres representadas, no sólo en términos de trabajo en las bodegas, sino también asesorando a otros enólogos tanto dentro como fuera de Uruguay.

 

¿Creés que Uruguay necesita enviar a sus enólogos al extranjero para ampliar sus conocimientos? ¿Ha llegado el momento de darle un nivel superior a la carrera local, mejorar el nivel de educación formal de la Escuela de Enología Tomás Berreta?

Los enólogos jóvenes pueden mejorar. Creo que algunos ya lo están haciendo, como Martín Viggiano o Santiago Deicas, son personas que han viajado mucho y entienden qué vinos se están haciendo en el extranjero. En mi opinión, más que viajar, se trata además de beber vinos del extranjero, es importante para que tengan una idea de lo que se está haciendo en los diferentes países. A qué sabe el Albariño de Galicia, a qué sabe un Tannat de Madiran. Me parece importante realmente poner tus propios vinos en un contexto.

Mejorar el nivel educativo siempre es una buena idea. Quiero decir, la educación superior nunca es algo malo. Se puede aprender hasta un cierto punto aprendiendo en bodegas y estando en viñedos. Pero tener un nivel básico o incluso un nivel superior de educación sin duda ayudaría.

Uruguay se ha manejado bien sin ello, sin un nivel universitario superior, pero sí, creo que sería una muy buena idea. Poder enfocar los estudios particularmente en el terroir, también estudiar más sobre el Tannat, temperaturas de fermentación para Tannat, extracción de taninos, todas esas cosas, creo que se está haciendo hasta cierto punto, pero entender un poco más sobre estos temas sería muy importante.

 

¿Ayudaría a aumentar la calidad general de los vinos uruguayos que INAVI contribuyera con una campaña de reconversión de la tecnología y el equipamiento enológico de las bodegas, como hizo hace 40 años con los viñedos, en lugar de insistir en conceptos como la geolocalización o la viticultura sustentable?

No creo que la tecnología sea tan importante en realidad. He conocido a mucha gente que me gusta mucho... Pablo Fallabrino sería un buen ejemplo de alguien que elabora con poca tecnología. Considero que no necesariamente se necesita tecnología y equipamiento para hacer un buen vino, siempre y cuando estés a cargo de la temperatura de tus fermentaciones, hagas tu recolección de fruta en el momento adecuado y entiendas los aromas positivos y los defectuosos, nada puede salir mal en la bodega.

No me preocuparía demasiado por la tecnología y el equipamiento, eso no te convierte en un mejor enólogo. Es un poco como aquellos que tienen muy buen equipo de esquí o palos de golf, no necesariamente juegan mejor.

La viticultura sostenible y lo que sucede en el viñedo es en realidad más importante que lo que sucede en la bodega, ciertamente en términos de tecnología. Siempre es importante no querer dañar la buena fruta en las bodegas, pero creo que comprender los rendimientos, la ubicación, el terruño y cómo obtener lo mejor de los diferentes subclimas y subregiones de Uruguay es posiblemente más importante que la tecnología.

 

En tu informe decís: "Sería útil que el gobierno dejara de gravar las importaciones de barricas nuevas y usadas con la misma tasa". ¿Ayudaría entrar en un tratado con China, siempre que su suministro de bienes sea cada vez mejor y más barato? ¿China reemplazará en el futuro a proveedores como Francia, Italia, España, Estados Unidos?

Creo que entrar en cualquier tratado con China es realmente peligroso, porque China es un país desconocido en algunos aspectos. Es, si lo miras objetivamente, un estado autoritario y las decisiones a veces son tomadas por pequeños grupos de personas que dirigen el partido, el Partido Comunista. Lo que le pasó a Australia es un buen ejemplo de por qué hay que tener cuidado con exportar demasiado a China. Posiblemente China reemplace a algunos proveedores, pero por cierto no creería que quieras comprar barricas de China (risas).

Esperamos que regreses a Uruguay en 2024 para una nueva ronda de visitas. Pensando en los vinos que ya has probado, ¿cuáles son los próximos lugares que te gustaría ver o visitar?

¡Eso espero! Sería mi cuarta visita, y me gustaría volver al norte, pero emplearía el mayor tiempo posible en visitar viñedos. Esta última vez fue una gira un poco precipitada, muy rápida porque se acortó debido a una cancelación de vuelos, así que el próximo año intentaré pasar un poco más de tiempo en viñedos, más tiempo degustando, más tiempo hablando con la gente. Sólo espero que me quede un poco para disfrutar de Montevideo y, tal vez,  unas noches descansadas en algún lugar realmente agradable como Punta del Este.

Portal de América - Fuente: Bodegas del Uruguay

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.