Todo lo que hay que saber acerca de ALAS Uruguay
Miércoles, 11 Marzo 2015 23:15

Todo lo que hay que saber acerca de ALAS Uruguay
Con el marco de un público de varios centenares de trabajadores, familiares, amigos, jerarcas del gobierno en calidad de amigos y colegas de la industria en una tardecita cálida y de cielo claro (llamada en la jerga, de sol y moscas) de la pasada jornada arribó al Aeropuerto Internacional de Carrasco la primera aeronave de ALAS Uruguay, compañía que operará vuelos regionales con una flota de Boeing 737-300.

TSTT-1250x115
SACRAMENTO - proasur
Arapey 1250x115
SACRAMENTO radisson
MINTUR 1250x115
CIFFT 1250x115

por Lic. Alejandro Spera - @alejandrospera

El avión matriculado CX-OAA es arrendado a AERGO, compañía fundada en 1999 con sede en Dublin, Irlanda especializada en el leasing de aeronaves, que fuera adquirida en octubre de 2014 por el grupo financiero americano CarVal, subsidiaria de Cargill, la empresa proveedora de alimentos agro-industriales y financieros más grande de los Estados Unidos, con más de 143.000 empleados en 67 países. 

Este Boeing 737-300 anteriormente operó para la compañía Ukrane International Airlines (B7) -primera compañía certificada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) por su alto nivel de seguridad operacional bajo auditorías IOSA en el mercado común de Estados Independientes (Repúblicas ex-soviéticas)- posee una capacidad de 132 asientos en única clase Económica, y una autonomía aproximada a los 5.000 km, con un techo de altitud de 11.500 metros, ideal para la realización de vuelos en la región.  Posee 2 bodegas capaces de almacenar unos 5.740 kilogramos o el equivalente a 30 metros cúbicos de carga.  un pitch (distancia entre asientos) de 32,5 pulgadas, más de un 10% de mayor confort para el pasajero (el promedio de los operadores aéreos que operan en la región se sitúa en 29 pulgadas).

La aeronave que renovó su “livery” (colores y pintura) en el taller TAP Manutençāo e Engenharia de Porto Alegre, luce un esquema de diseño moderno, y a la vez, sobrio.  Inspirados en el acabado gris metálico (space gray) que distingue a la marca innovadora Apple, refiere a una estética contemporánea, monocromática y minimalista. El material utilizado fue suministrado por PPG Aerospace de los Estados Unidos, proveedor de Boeing en el sellado y pintura del Boeing 787 Dreamliner, el último modelo del fabricante americano.  El “look” de ALAS Uruguay tiene un aire corporativo, ideal para el público de negocios que quiere alcanzar la compañía en su ruta de Puente Aéreo Montevideo-Buenos Aires.  La bandera uruguaya, representada por las franjas que flamean suavemente en su sección de cola, le imprimen una sensación de tranquilidad, calma y movimiento suave, transportándonos a una experiencia de vuelo agradable.  La tipografía utilizada es simple y elocuente, resaltando en negrita ALAS junto a URUGUAY, una muestra del compromiso a nivel país por parte de la empresa y sus trabajadores.  Los winglets, por su parte, contribuyen al “look” de aeronave moderna, eficiente y sustentable e integran en su interior la mención al sitio web www.alasuruguay.com.uy

Si bien en la página oficial no se anunciaba la llegada del primer avión, la amplia presencia de la prensa a este evento de características no oficiales habla del interés que representa la aviación comercial como industria de escala global.   Expresiones de emoción y buenos deseos, felicitaciones y la muestra del compromiso coronó una tarde digna de la historia de la aviación comercial en el Uruguay.  “Nosotros nos comprometimos a esto y aquí está”, exclamaba Sabrina Acevedo, directora de la aerolínea.  Por su parte, el Gerente de Aeropuerto Sergio Riolfo subrayó, “lo importante es que lo hicimos de abajo”. Pablo Ferreira, director y comandante que acompañó a la tripulación de vuelo dijo orgulloso “volvemos a volar un avión de verdad” y Nicolás de los Santos, vicepresidente de la compañía expresó “lo que más sentí fue cuando la Torre nos dijo ALAS Uruguay”.   

Esta jornada representa un mojón muy importante para los trabajadores que se embarcaron en hacer realidad un sueño que parecía imposible ante los vaivenes del gobierno para la adjudicación del préstamo del Fondo para el Desarrollo (FONDES) del Banco República y la herencia controversial del cierre de PLUNA.  Bajo el leit-motiv de “la compañía aérea atendida por sus propios dueños” que con “las ideas claras, el trabajo responsable y la esperanza intacta, son parte del proyecto que ya está volando hacia la concreción de una nueva aerolínea de bandera uruguaya” resta finalizar el exigente proceso de certificación ante la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA) para la obtención del Certificado de Operador Aéreo (AOC). 

Las etapas que siguen para dicho trámite requieren cerrar el intercambio y actualización de contenidos sobre los manuales operativos, que constituyen la base donde se sustenta las operaciones aéreas.  Una vez concluido, deberán aprobar la fase práctica (llamada de demostración) en la cual hay 2 instancias claves para la compañía: la demostración de evacuación y los vuelos de demostración. 

La demostración de evacuación es un paso fundamental hacia la verificación de competencias adquiridas en la capacitación recibida por parte de las tripulaciones tanto de vuelo como de cabina de pasajeros.  Las primeras ya realizaron su “Ground School” (escuela en tierra) junto a pilotos argentinos de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y las instancias prácticas en simulador de tipo Full Flight Simulator (FFS) con instructores e inspectores de vasta experiencia.  Por su parte, los tripulantes de cabina, tomaron sus cursos iniciales de sus pares de la República Argentina para luego trasladarse al Centro de Formación de Pilotos de la República Argentina (CEFEPRA) en Ezeiza, Buenos Aires para sus prácticas de evacuación, fuego, despresurización, e interferencia ilícita, entre las más destacadas, en simuladores especiales de procedimientos para cabina de pasajeros. 

La demostración de evacuación, que requiere la apertura de las puertas y el despliegue de los toboganes de escape de la aeronave en tan solo 15 segundos a partir de la simulación de un escenario de despegue abortado (reject take-off), es la prueba en la que la Autoridad Aeronáutica deberá confirmar el desempeño y coordinación de los tripulantes, y su apego a los protocolos de emergencia establecidos en los manuales operativos, al tiempo que verificará el correcto funcionamiento de los equipos de emergencia de la aeronave.

En el vuelo de demostración, se deberá simular todo el proceso de prestación del servicio, incluyendo la planificación del vuelo, despacho operativo, embarque, ejecución del vuelo, vuelo hasta un alternado, apoyo de servicios de rampa y emergencia, gestión de contingencias, reasumir el vuelo hacia el destino final, escala con procedimientos de carga de combustible,  y retorno a la base principal.  Si bien esta instancia representa un costo operativo alto para la flamante empresa aérea, es el momento donde se valida todo el proceso de prestación del servicio de traslado de pasajeros y carga al que aspira ALAS Uruguay.

Desde el PDA, les deseamos suerte en esta nueva etapa que comienza a partir de la llegada del avión, donde seguramente se podrá cristalizar los sueños de muchos trabajadores que contribuyen día a día a que el turismo, la economía y sociedad del Uruguay tengan mayor valor agregado bajo la mirada del mundo. 

Portal de América


Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.