El turismo uruguayo, a pesar de las medidas, no deja de depender de los argentinos
Domingo, 12 Octubre 2014 12:13

El turismo uruguayo, a pesar de las medidas, no deja de depender de los argentinos
El artículo "Turismo en los países de la ALADI" despertó una serie de consultas, incluso desde dentro del equipo del Portal. Ello se debió principalmente a la proporción de los visitantes provenientes de la Argentina.
Fiexpo 2024 1250x115
CIFFT 1250x115
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
Mintur verano 1250x115

por Eliseo Sequeira

Esas consultas llevó a que se solicitara al área de estadísticas del Minturd la serie de datos disponible de los turistas dependiendo de su origen, para analizar su evolución.

La serie, iniciada en 1995, muestra que hasta el 2001 el ingreso de visitantes todos los años superó los dos millones, siendo el pico máximo de esa subserie en 1997 con 2:462.532.  En esos mismos años, la proporción de argentinos en el total de visitantes (no con relación a los estrictamente americanos, que fue la base usada en la nota mencionada) osciló entre el 65 y 69%. El segundo contingente en cuanto a importancia fue el de los uruguayos residentes en el exterior, que significaron entre el 16 y 18% de los visitantes. Los brasileros y los extraregión eran entre el 5 y 9% cada grupo, en tanto que chilenos marcaban un 1%, al igual que paraguayos.

Llega el año 2002 en el cual se produce una abrupta caída del 37% de los visitantes (fueron 1.353.872). Pero la caída es aún mayor para los provenientes de Argentina, 45%, lo cual llevó a reducir su peso relativo a un 60% del total. Este año se incrementa ligeramente el peso de brasileños, extraregión y uruguayos residentes en el exterior.

Del 2003 al 2008, el número de visitantes crece paulatinamente, pero se mantiene por debajo de los 2 millones. En estos años, como la recuperación del tráfico proveniente de Argentina crece a ritmo más lento que el resto, el peso relativo de los visitantes provenientes de esta país decrece, manteniéndose por debajo del 60% hasta llegar a su pico más bajo en 2007, con el 50%. Paralelamente hay un fuerte crecimiento de los visitantes brasileños y extraregión, que llevan a que su peso proporcional llegue al 16% en cada caso.  El crecimiento de chilenos y paraguayos acompaña el crecimiento general, por lo que su peso proporcional se mantiene entre el 1 y 2%.

A partir del 2009 se vuelven a superar los dos millones de visitantes, siendo que entre el 2009 y 2011 se produce un incremento del 41%. Si bien aumenta el número de visitantes de todos los orígenes, se aprecia un mayor crecimiento proporcional de argentinos, por lo que su peso relativo vuelve a crecer hasta el entorno del 60%, decreciendo a su vez el correspondiente a brasileros y extraregión. Nuevamente el crecimiento de chilenos y paraguayos acompaña el crecimiento general. Sería bueno analizar qué conjunto de situaciones en lo regional llevaron a que se diera este crecimiento, que coincide con un 18% en el gasto promedio.

En el 2012 y 2013 se produce un leve descenso de los visitantes (un 5% entre los dos años), pero en forma pareja de todos los destinos por lo que las proporciones se mantienen.

Como corolario, se puede apreciar que más allá de las circunstancias económicas y políticas de la región y del Uruguay, mantenemos una fuerte dependencia de Argentina como mercado emisor, significando los visitantes de ese origen en promedio un 60% del total. Los visitantes brasileños y extraregión han crecido (en el período 1995 - 2013) a algo más del doble en número y duplicado su peso relativo en el total. Chile y Paraguay, como mercados emisores se han mantenido estables.

Deberemos buscar que siga creciendo el número de visitantes, pero que el ritmo argentino sea el menor para que paulatinamente su peso relativo disminuya como origen y como determinante del gasto per cápita.

¿Y el gasto promedio?

El gasto promedio se mantiene relativamente estable (entre U$S 200 y U$S 300 per cápita hasta el 2006. A partir de este año, presenta un fuerte crecimiento hasta el 2011, donde llega a un máximo de U$S 744 per cápita, un 127% en apenas 5 años.

Este incremento del gasto per cápita puede deberse al crecimiento de los precios internos del Uruguay. Pero se debe señalar que coincide con el crecimiento de los visitantes brasileños y extraregión, y casualmente ... con la Pluna de Leadgate. La mayor parte de ese crecimiento (92%) se da entre 2006 y 2009 ... coincidentemente con el período de menor peso relativo (entre 50% y 55%) de los visitantes argentinos.

En 2012 y 2013 se produce una reducción del gasto per cápita (9%) coincidentemente con un menor número de visitantes (5%). Esta doble reducción simultánea hace que el ingreso de divisas por concepto de gasto de visitantes se reduzca en un 14%. Fueron U$S 300 millones menos. Es indiscutible que estos dos años coinciden con el endurecimiento de la política K a la salida de divisas de su país, tanto bajo la forma de turistas como de importaciones. Pero como en economía hay multicausalidad,  habría que ser muy obsecado para atribuírselo todo a las medidas argentinas... a pesar de las coincidencias. 

Habrá que empezar a pensar en qué otras variables se deben medir para afinar las políticas promocionales y apoyar la generación de nuevos atractivos y ofertas para el visitante. Si no, seguiremos a la deriva dependiendo de las medidas externas y los efectos de las coincidencias...

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.