Víctima de la fuente única de datos estadísticos
Martes, 05 Enero 2016 17:25

Víctima de la fuente única de datos estadísticos

Ante la apertura de nuevos hoteles y el anuncio de nuevas obras, más las novedades referidas a las reservas no hoteleras como son los alquileres de viviendas particulares y las páginas como Airbnb, nos decidimos a estudiar en principio si había algún dato que explicara los nuevos proyectos edilicios más allá de la Ley de estímulo a las Inversiones.

Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
TSTT-1250x115


por Eliseo Sequeira, desde Montevideo

Recurriendo a las estadísticas del Mintur, encontramos un archivo que contenía desglosados a los visitantes para el período 2010-2014 (archivo R-2014.pdf) por tipo de alojamiento, indicando el promedio de estadía en cada uno de ellos. De allí, era fácil calcular la cantidad de camas de hotel que había sido vendida para cada año, y por lo tanto, si esa secuencia podría haber incidido en los proyectos hoteleros. Somos conscientes que para proyectos de esa envergadura, ese sería sólo uno de los numerosos componentes del estudio de factibilidad, pero para nosotros, era el único dato público analizable con este fin.

De allí había salido la nota "Estadísticas oficiales uruguayas y su efecto en la inversión hoteleras", que ya ha sido despublicada. En ella reflexionábamos que si tenemos en cuenta que estudiar una inversión y conseguir inversores puede llevar un año, desarrollar un proyecto edilicio otro año y ejecutarlo entre uno y dos años, es de suponer que los hoteles terminados en 2015 se comenzaron a pensar entre 2011 y 2012. Si a ello le agregamos los estímulos fiscales que establece la Ley de estímulo a las inversiones, posiblemente los tiempos de estudio y desarrollo puedan ser menores. Luego de tomada la decisión y comenzadas las obras, no hay margen para una marcha atrás, salvo que se asuman las pérdidas.

Pero la idea era ir más allá, y estudiar el comportamiento en los otros tipos de hospedaje. Para ello tomamos otro archivo, que contenía la secuencia de los tipos de hospedaje desde 2003 a 2012, (archivo ALOJserie13.pdf) el cual completaríamos hasta el 2014 con el archivo ya usado. Acostumbrado a manejar muchos datos, inmediatamente me encontré que los correspondientes al 2011 eran totalmente diferentes en ambos archivos (todos los tipos de alojamiento).

El primer resultado de esta diferencia, es que un error de un dato en 5 es inadmisible en cualquier análisis o nota que se haya basado en ellos. No es confirmar si uno u otro es el "correcto", es tirar a la basura la nota y enfocar el tema desde otro punto de vista, haciendo las salvedades que corresponden según la fuente que se use.

Este problema me hizo rememorar un análisis que había comenzado a inicios de 2015 respecto a las camas hoteleras y parahoteleras en Maldonado. Para ello manejé datos que habían sido suministrados por los hoteleros y autoridades al Portal del Uruguay , publicados en el Portal del Uruguay el 12 de febrero de 2009 bajo el título "Informe de Maldonado bien alejado del ojímetro", más información reciente proveniente de algunas de las mismas fuentes (otras no respondieron, o dejeron de recabar datos). Entre las fuentes, incluimos el Censo de población y vivienda de 2011. El resultado había sido parecido, las discrepancias entre las distintas fuentes, la falta de series de observación independientes y el abuso de las estimaciones, hacía imposible realizar un análisis científico serio del tema.

No es la primera vez que marcamos alguna incongruencia en los datos suministrados por las autoridades del Mintur. En ocasiones dejamos pasar diferencias entre la información suministrada a través de la página del Mintur y la de Presidencia. Pero esta es la primera vez que encontramos diferencias en la información estadística referida a un mismo parámetro pero publicada en diferentes archivos por el ministerio.

Recordemos que hasta el momento la única fuente de datos es la oficial, la cual se dirige a planificar políticas y justificar las mismas. Desde el ámbito privado, la información falta o se basa en estimaciones o percepciones. Insistimos que sin información completa y confiable no se puede diagnosticar y mucho menos planificar. Ni que hablar el contraponer una estimación o percepción a un dato estadístico concreto. Para decir si ese dato estadístico es bueno o malo, hay que tener elementos, para lo cual el sector privado tendría que comprometerse e invertir en estudios realizados por especialistas.


Lo demás, es cobrar al grito y tocar de oído.


¿Es posible seguir por esta vía indefinidamente? El tiempo lo dirá, pero los costos de los errores debidos a la improvisación pueden llegar a ser terribles. Según mi percepción, ya se están empezando a pagar...apenas empezando.

Portal de América
 

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.