Sostenibilidad (I): Rio 92, el inicio
Jueves, 25 Agosto 2011 20:30

Sostenibilidad (I): Rio 92, el inicio

En estos días se dio a conocer un informe de la CEPAL sobre el impacto socioeconómico que tendría el Cambio Climático en las economías latinoamericanas de aquí al 2100, y algunas medidas de mitigación y adaptación recomendadas. El problema que me carcome, es que desde antes de recibirme en 1981 vengo leyendo este tipo de informes con "proyecciones" y "recomendaciones" sobre diversos temas, aunque con una constante socioeconómica en su contenido. Y lamentablemente pocos de los provenientes de los organismos internacionales, especialmente de los vinculados al crédito (no es el caso de CEPAL), han resultado beneficiosos para nuestras sociedades y economías.

TSTT-1250x115
SACRAMENTO - proasur
Mintur verano 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
SACRAMENTO radisson
CIFFT 1250x115
Arapey 1250x115

por Eliseo Sequeira, desde Montevideo

 Y esta afirmación no está sólo vinculada a los informes mismos, sino también a todo el entorno de su interpretación y aplicación. Comienza desde el equipo que hace el diagnóstico de situación y el diseño de los mecanismos ("modelos" le dicen) tanto de toma de datos como de interpretación de resultados. Pasa por el conocimiento del entramado socioeconómico, los diferentes grupos e interacciones entre ellos (ocurren aún a nivel barrial, cuanto más de una ciudad o país), y la capacidad de unir la "teoría" con la "práctica"  (lo que creen que "debería ser" con lo que ocurre en realidad).

Después de haber escuchado por años que la agricultura debía ser "sostenible", lo mismo que el turismo y tantos otros, y viendo la debacle en los países "desarrollados", intenté recordar cuándo había escuchado que la economía debía ser "sostenible"... y no lo recordé. Pero sí recordé que en la primer cumbre de Medio Ambiente, en Río de Janeiro 1992, todos los organismos multilaterales de crédito (FMI, BID, BM y tantos otros) fueron con una posición casi común: "el peor enemigo del medio ambiente es la pobreza". A casi 20 años de esa reunión, ¿dónde estamos con el hambre, la indigencia, la pobreza, la involución social y todo otro elemento contrario al progreso?

Peor aún, muchas veces he visto cómo "proyectos" que son armados como muy bien intencionados en cuanto a procurar objetivos evolutivos en todos los temas antes mencionados, terminaron beneficiando a unos pocos, y el derrame efectivo en la sociedad no se vió. Llevado a una escala más global, incluso han provocado la parálisis de organismos internacionales, especialmente los vinculados al tema medio ambiental, del que el cambio climático es una parte importante. Si no lo creen, los invito a leer ¿¡Climategate!? y Pobre final para la Cumbre del Cambio Climático (ambos de diciembre/09).

Como científico, soy consciente del problemón del Cambio Climático, pero también siempre fui un firme defensor del tema Variabilidad Climática (al punto que logré convencer a los otros miembros del Grupo Consultivo de la Comisión de Meteorología Agrícola de la Organización Meteorológica Mundial en una reunión que tuvimos poco después de Rio 92). Ello implica la adaptación progresiva a las condiciones de cambio, comprobando su sentido e intensidad. Los informes como el que encabeza la nota deben ser tenidos en cuenta, e interpretados en base a mucho conocimiento y experiencia. Pero la aplicación en el terreno debe ser hecha en base a los mismos parámetros, prescindiendo de tomar estos informes como una excusa para no escuchar voces discordantes, pero fundadas, ni tomar la "costumbre" de la acción como la base para la resistencia al cambio.

Lamentablemente, también hace muchos años que veo un exceso de discusión, y cuando "las papas queman", se actúa al grito del que lo hace más fuerte, y muchas veces se pone uno de estos informes bajo el brazo y lo esgrime como la Santa Biblia...aunque ni siquiera lo haya leído.

Esta historia continuará ...

 

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.