De regreso…
Jueves, 14 Octubre 2021 15:03

De regreso…

…el pasado domingo 10 llegamos a Escobar, Km 65 de la Ruta Panamericana a las 18:15, habíamos salido de Catamarca a las 08:10, y el instrumento de nuestro Peugeot nos indicó que hasta ese momento habíamos hecho un promedio de 98 Km por hora. Pues bien, desde allí hasta nuestro domicilio en Paraguay y Azcuénaga demoramos tres horas…

Mintur verano 1250x115
CIFFT 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
TSTT-1250x115
Arapey 1250x115

por Luis Alejandro Rizzi, desde Buenos Aires,  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  @007Rizzi

…Esta vez viajamos hacia el Noroeste y recorrimos varias provincias, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca y Tucumán y podríamos decir que imperan las mismas virtudes y los mismos vicios.

Las virtudes, en especial en San Luis, San Juan, Catamarca y la Rioja es la cordialidad de la gente y el afán por atender bien al forastero.
En Mendoza y Córdoba el comportamiento de la gente es más afín al de las grandes ciudades, notamos comportamientos más egoístas y menos paciencia.

En todo nuestro recorrido notamos un avance de la pobreza, circulando por la avenida de circunvalación de Córdoba Capital advertimos varios asentamientos muy precarios que no habíamos visto hace algunos años.

Es obvio que las estadísticas se vuelven más dramáticas cuando el número se convierte en personas.

No solo la pobreza endémica de algunas provincias, sino su crecimiento fue un tema de conversación natural, la gente te habla de todo lo que se cerró durante la “pandemia eterna” y cómo eso repercutió en la caída de los niveles de vida de unos y otros.

Nos encontramos con hoteles, bares y restaurantes cerrados definitivamente, caso del Ancasti de Catamarca, lo menciono por ser un establecimiento tradicional de la Provincia.

La gente común con la que conversamos nos reiteraban, tanto en una provincia como en la otra, “ya no se invierte”, "la plata no alcanza", "hay menos turismo", lo que no quiere decir que antes hubiera mucho más.

A diferencia de otros años, lo que se nota es una caída del optimismo, lo que no quita que haya alguna minoría a la que le va muy bien.

Hablamos con gente que presta servicios turísticos que nos explicaban el motivo por el que no se adherían al tan promocionando “pre viaje”, y la respuesta fue casi la misma en diferentes jurisdicciones, "al tener que emitir facturas, la presión fiscal nos lleva al rojo aunque trabajemos a full".

Con esto no se debe leer una vocación por trabajar de modo informal, sino las consecuencias del exceso de fiscalidad, consecuencia del desmesurado gasto público. “Recordemos que la emisión es nuestro único medio de financiación”, por cierto, muy perverso y dañino.

Notamos que en general los prestadores de servicios turísticos sólo tienen tarifas para los próximos 30 días, “todos los meses vamos viendo” es una expresión que escuchamos varias veces, como si el economista Juan Carlos de Pablo hubiera hecho escuela.

En una localidad del interior, el dueño de un establecimiento hotelero nos decía, "quisiera mejorar esto, …pero qué sé yo, que pasará mañana…, me quedo así como estoy, además cada vez la gente puede viajar menos…"

Otro problema con el que nos topamos en las rutas es la falta de baños limpios, salvo alguna excepción. En general las YPF son las estaciones de servicio más acogedoras, en especial las que tienen los locales “Full”.

Las estaciones Shell y Axion las notamos en un piso inferior, a diferencia de lo que vimos cuando anduvimos por el sur del País, que nos sorprendieron por su excelente calidad en todo sentido.

También hemos andado kilómetros sin ver una sola estación, o los esqueletos de las que alguna vez fueron, por eso decíamos que conviene cargar nafta, aunque sean 10 litros, cuando pasamos por un surtidor.

Por último, es necesario insistir en el mal estado de nuestras rutas, salvo algunos tramos que lucen recién reparados o mejorados.

Lo común es sortear tramos emparchados que en algunos casos muestran peligrosos desniveles, proyectos de autopistas o autovías a medio hacer, falta de banquinas en la mayoría de las rutas nacionales y provinciales, que a veces hace problemático cruzarse con camiones modernos que ocupan de hecho toda la calzada, haciéndolo difícil como asimismo el sorpasso.

Es incomprensible que haya rutas que pasan por el medio de pueblos o zonas urbanas, que haya semáforos o el modo que se indica la disminución de velocidad, con carteles ubicados cada 20/30 metros que van de los 80, a los 60, 40 y 20 en menos de ciento cincuenta metros.

La autopista Córdoba-Rosario tiene tramos bastante deteriorados, en especial sobre la calzada derecha que es por donde circula el tránsito pesado, tanto por la mala calidad del pavimento o la falta de control en el peso de los camiones.

Lo mismo el tramo que continúa desde Rosario a Buenos Aires, con trechos que obligan a circular por una sola de las calzadas.

Esta mala calidad de las rutas es imputable a varios gobiernos, y muestran un vicio común que es la falta de mantenimiento y la demora en la construcción de nuevos caminos, en general por falta de financiación. La inflación crónica puede servir para poner “platita” en los bolsillos, genera una ilusión como si la obesidad fuera sinónimo de buena nutrición.

Estas anomalías no facilitan el turismo en automóvil, que abarata el costo del viaje y nos libera del cumplimiento de horarios y de los riesgos de las demoras o cancelaciones de servicios.

Por ultimo, no pongo en duda que durante el último fin de semana turístico, cuatro días seguidos de feriados, hayan viajado cuatro millones de personas, todos sabemos que hay un segmento minoritario de la población con buena capacidad de gasto. Pero estamos muy lejos para afirmar que sólo cuatro días fueron una buena noticia para el turismo.

Tampoco se puede ver como un comienzo, porque es un tiempo insuficiente para que el que cerró, reabra, o para realizar nuevas inversiones en el sector.

También deberíamos distinguir entre quienes viajaron a viviendas propias y alquiladas, y respecto a la capacidad hotelera ocupada, habría que saber en qué medida disminuyó la oferta.

La Rioja tiene una oferta de camas de 6500 por día y Catamarca, alrededor de 7500, en este fin de semana largo, la ocupación fue del 90% en ambas provincias, según los primeros datos que nos acaban de acercar.

Para ir cerrando, con la gente del turismo que pudimos hablar cree que el mayor nivel se dará en el turismo de cercanías, no más de 400 km de viaje, y se apuesta a estadías de 5 a 7 días, apenas para mantenerse.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.