El 5 de julio de 2012 perdimos todos
Domingo, 07 Marzo 2021 22:06

El 5 de julio de 2012 perdimos todos elmundo.es

En el libro "Pluna, el riesgo de volar alto", en la página 278 empieza el Capítulo 25 que lleva por título LICENCIA DE AUTOR III. Creemos que es oportuno, ahora que se está llegando a una etapa que exige determinación (juicio al Estado uruguayo por Pluna), que compartamos el texto completo de este segmento de la obra, editada por Penguin Random House para su sello Sudamericana, en mayo de 2014, agotada hace bastante tiempo, a pesar de haber enfrentado una muy extraña maniobra "desde arriba", la que incluyó "casuales caídas" de entrevistas y "silenzio stampa". Vamos a ese texto.

Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
TSTT-1250x115

por Sergio Antonio Herrera, desde Punta del Este
@DelPDA - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    

“El caso Pluna”, desde el mismo momento en que Campiani se hizo cargo de la conducción de la compañía, en julio de 2007, se politizó. La mayor certeza que nos deja esta historia, habiendo intentado vivirla en primera fila, incluso desde antes de esa fecha señalada, es que todos perdimos. Todos, sin excepción, pues hasta los que nada tuvieron que ver con el tema se han visto afectados en mayor o menor medida, directa o indirectamente.

Tenemos plena certeza de que el análisis que haremos en este capítulo, casi al final del libro, resultará polémico.
Hemos pretendido contar la verdad en la que creemos y a la que pudimos acceder tras siete años de mucho trabajo y mucho tiempo de investigación, con la esperanza de que Pluna, el riesgo de volar alto sea un aporte para la aviación comercial en el Uruguay de cara al futuro y una guía para los gobernantes que, de aquí en adelante, conduzcan los destinos del país.

Tenemos la inmensa felicidad de ser independientes políticamente. Como editores, propietarios de productos periodísticos, vendemos avisos cuando podemos, jamás vendimos nuestra conciencia.

Hemos escrito este libro bajo mucha presión y sobre el final esa presión se multiplicó pues había muy fuertes intereses para que este trabajo no se editara.

Nuestro gran aliado será el tiempo. Llegará el día en que a cada quien le caiga lo que le corresponde; a los culpables el castigo y a los inocentes el resarcimiento, no importa cuál, ni cómo se mida.  


MATÍAS CAMPIANI

Como se lo hemos dicho personalmente en más de una oportunidad, pecó de soberbio y, a la vez, de desconocedor de la realidad “de la calle”, de subestimar a los políticos rioplatenses y de confiar en demasía en las teorías de sus socios (esto último, lo deducimos ahora, al finalizar el trabajo). Dejó que la prensa desde un inicio lo presentara como lo “compró” la opinión pública, casi sin conocerlo.

Por esa imagen que representó, tenía un solo resultado posible en su gestión: el éxito. Tuvo mucha mala suerte porque se le cruzaron, en los cinco años, la gripe porcina, la crisis subprime, el terremoto de Chile, la ceniza volcánica, la disparada descomunal del precio del petróleo, y tres enemigos demasiado poderosos para su endeble posición empresarial:

Raúl Sendic

Algún día se sabrá qué pasó entre los dos. Pero que hay algo que aparentemente pasó y disparó el encono del expresidente de Ancap, no hay duda. La única vez que lo fuimos a ver a la cárcel, Campiani nos dijo que esto lo iba a contar en un libro que piensa escribir cuando salga de Campanero.

La Cámpora

El sector del kirchnerismo que maneja la ANAC, Administración Nacional de Aviación Civil y Aerolíneas Argentinas. Fueron los que le bajaron el pulgar a Ricardo Jaime, exministro de Transporte argentino –quien a su vez, contra su palabra empeñada, negó todo lo que le pudo negar a Pluna– y a Mario Das Neves, gobernador de Chubut, quien había acordado con Pluna la ruta a Trelew, entrada a la Patagonia para todo el tráfico que generaría Pluna en Brasil, nada menos.

José Mujica

Siempre le tuvo “ojeriza”, como lo demuestra su inexplicable visita a Parmalat cuando Campiani ni soñaba con Pluna; por sus manifestaciones públicas tendenciosas y parcializadas, pero por sobre todas las cosas, por su alianza a la vista de todo el país con López Mena.

A pesar de todo lo que antecede y de los errores que hemos señalado en todo este trabajo, creemos que Matías Javier Campiani Moché pasará a la historia como el hombre que llevó a cabo la mayor revolución de la aviación comercial uruguaya.

No es un criminal ni un estafador, es una persona muy correcta, adorado por su familia, querido y respetado por sus amigos. Posee nacionalidad alemana, al igual que su esposa y sus dos hijos.

Vivió muchos años en Alemania, país en el que en su Constitución está perfectamente aclarado que no se otorgará la extradición a otro país a sus ciudadanos. No obstante, para presentarse ante el Juzgado de Crimen Organizado, el día 21 de diciembre de 2013, viajó a Montevideo desde Munich...


LA JUSTICIA URUGUAYA

No tenemos conocimientos ni credenciales para emitir un juicio acerca de la actuación de esta respetada institución de nuestra nación, por lo tanto nos limitaremos a expresar, como observadores de la realidad (que es la principal actividad de la que nos nutrimos para ejercer el periodismo), las dudas que nos ha generado el proceder y el veredicto del Juzgado de Crimen Organizado en lo que popularmente se conoce como el Caso Pluna.

Al igual que muchos juristas consultados, nos cuesta entender la razón por la que se unificó la causa que involucra a Campiani y a sus socios con la que concierne al aval a Cosmo, por la que resultaron finalmente procesados Fernando Lorenzo y Fernando Calloia.

Nos preguntamos cómo es posible que se llegue a definir que hubo estafa especialmente agravada cuando los únicos indagados fueron los tres procesados con prisión.

Nos preguntamos cómo es posible que en la vista fiscal y en el fallo se señale que hubo falsificación de balances y no solamente no se le haya indagado, tampoco se haya citado siquiera como testigo al contador Alexander Fry, profesional que además de ser el auditor de Ancap, tenía a cargo la auditoría de los balances de Pluna en representación de la firma KPMG desde 2001.

¿Cómo es posible que no le haya llamado la atención a la Justicia uruguaya la desprolijidad con la que se manejó el caso del aval de Cosmo donde hubo un testaferro, puesto por alguien que en primera instancia, sin “aparentemente” tener nada que ver con la maniobra, empieza a pagar cuotas, haciéndose cargo de la multa por incumplir con la oferta hecha en subasta pública que generó un gran perjuicio para el Estado uruguayo?

¿Cómo es posible que no le haya llamado la atención a la Justicia uruguaya que al senador Carlos Moreira, quien es el ideólogo de la denuncia penal contra Campiani y sus socios, que se ha mostrado con tanta expertise en lo que atañe a Pluna, no haya siquiera considerado la posibilidad de investigar y mucho menos de denunciar todo lo actuado por López Mena?

¿Cómo es posible que no le haya llamado la atención a la Justicia uruguaya que el senador Carlos Moreira y el líder de su sector Jorge Larrañaga hayan “encajonado” la denuncia que les hizo el propietario de Colonia Express contra López Mena por sus prácticas monopólicas, cuando tanto Moreira como Larrañaga recibieron toda esa información al menos un mes antes de que tomara estado público?

¿Cómo es posible que no le haya llamado la atención a la Justicia uruguaya que el senador Sergio Abreu anunciara públicamente que pediría el apoyo del Directorio del Partido Nacional para denunciar penalmente a López Mena por el aval a Cosmo y que, cuando el Directorio de su partido se lo negó, haya anunciado en los medios que igualmente presentaría la denuncia en solitario y nunca lo hizo?

El presidente José Mujica ha dicho, en reiteradas ocasiones a diferentes medios de prensa, que Lorenzo y Calloia con respecto al aval a Cosmo actuaron de acuerdo con sus directivas; la pregunta es: ¿y?

Por todo lo anteriormente expuesto, queremos que Pluna, el riesgo de volar alto, sirva para que de una buena vez tomemos conciencia que la de Pluna es la lección que todos debemos aprender.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.