Lo único seguro es la incertidumbre, y el turismo interno que se viene, está pleno de ella
Miércoles, 01 Julio 2020 00:33

Lo único seguro es la incertidumbre, y el turismo interno que se viene, está pleno de ella

En el turismo, a partir de esta pandemia mundial, hay algo seguro y es la permanente incertidumbre. Amparados en supuestos protocolos o en puntuales intereses particulares, se llega a afirmar cualquier cosa y lo peor es que cuando quien habla ostenta un cargo notorio, lejos de ayudar, complica a todos, hasta a esos que abren la boca tan livianamente.

Sin la menor intención de aparecer como diferentes ni colocarnos en el lugar de la excepción (nada más lejos de ello, nosotros, que somos doctorados en el error), a partir de que cotidianamente vemos disparates y no de personajes secundarios, sino que muchas veces de organizaciones supuestamente prestigiosas, pretendemos echar un poco de luz en esta vorágine de dimes y diretes.

En las últimas horas hemos vuelto a escuchar la demanda de la declaración de emergencia turística; se insiste con ello en momentos en que se instrumenta el lanzamiento del turismo interno. Con esa declaración, ¡oh! casualidad, se pretende la creación de un fondo de respaldo.

CIFFT 1250x115
Arapey 1250x115
SACRAMENTO radisson
Fiexpo 2024 1250x115
SACRAMENTO - proasur
Mintur verano 1250x115
TSTT-1250x115

Derecho al pataleo

Pero casualmente, quienes más lo reclaman no son los más débiles. En Uruguay, hay un sector de operadores que maneja "a ojo de buen cubero", las 3/4 partes del mercado emisor y ese sector viene de años de bonanza, no de uno ni de dos años, de muchos años facturando muy bien. El Covid le trajo malas noticias a ese sector, como un maquiavélico golpe, la pandemia aparece en el período de transición que va entre el pago por adelantado de servicios turísticos y de transporte y el usufructo de los mismos. Pero no es sólo eso, Semana Santa es uno de los "picos" de actividad y por ende, de mayor rentabilidad para este sector. Por lo tanto, no solamente quedó capital atrapado por diversas partes del mundo, sino que todos quedaron sin poder acreditar la utilidad, que en buen romance, en muchos casos "salva el año". El golpe fue tremendo. Y como ocurre en el mundo empresarial de "las grandes ligas", estos jugadores se rigen por lo que indica el manual, por ello, cuando merma el flujo de actividad, la primera medida es "achicar el pánico" y en la tapa del libro de situaciones como la actual, está el envío al seguro de paro de casi todo el personal. El mismo vence en los próximos días de este mes de julio y en estas últimas horas se han reiterado los despidos de aproximadamente el 10% de los empleados del sector y la causa no es una sola, son varias. En algunos caso las empresas evaluaron que en vista del futuro inmediato ralentizado y claramente incierto, hay una porción del personal que no va a ser necesario y opta por despedirlo, pagando su indemnización. En otros casos, son los mismos empleados que no desean renovar el seguro de paro (estaban habilitados) y se la juegan a conseguir otro empleo o ya lo obtuvieron y les sirve ser indemnizados por el despido. A este grupo de empresas, esta vez les tocó perder.

¡Éramos tan pobres!

El Estado uruguayo, es muy rico en historia, en el desarrollo de las libertades y de los derechos, pero lamentablemente, también históricamente, es pobre en recursos.

Así y todo, desde el inicio de la declaración de emergencia, como pocos anteriormente, el actual gobierno estuvo cerca del sector y en la medida de sus posibilidades, propició diversas medidas de apoyo social y económico, las que han sido publicitadas hasta el hartazgo.

"El Turismo" en Uruguay, no es una sola cosa, no es todo lo mismo. Quizás en el debe al actual gobierno haya que achacarle tal vez desconocimiento de la realidad de los diferentes sectores y por ende, la carencia de algunas acciones de apoyo "a la medida" de los más necesitados, por venir de una larga etapa de vacas flacas como es el caso de los operadores receptivos y de los pequeños hoteles, todos en el grupo mayoritario del empresariado local, el mundo Pyme.

Para resumir a lo que nos referimos, basta citar el reclamo de un empresario de mediano porte, ingresado a nuestro whatsapp durante la entrevista de Daniel Castro, en Telenoche 4 al ministro Germán Cardoso, la noche de este martes 30 de junio: "Si...seria bueno que Daniel le pregunte...si es lo mismo que el gobierno reciba un préstamo del banco mundial a 12 años con una gracia de 4 años...y que el BROU nos preste a nosotros a 48 meses con una gracia de 6 meses....y a una tasa del 4.6 % mientras en Europa las tasas de los bancos por emergencia son del 0.5 % ...o tasa cero...".

La bifurcación

Dentro de este escenario de real incertidumbre en el turismo mundial, aquí en Uruguay lo único cierto, palpable, seguro (a menos que se disparen los casos, a menos que caigamos en una hecatombe)es el turismo interno.

Más allá de que nosotros no estemos seguros del éxito que pueda tener esta etapa para los operadores, por las propias carencias del sistema ya explicadas en notas anteriores (no existe la coordinación del transporte de media, larga distancia y local y el público objetivo que puede marcar la diferencia en el turismo interno es el de a pie, nunca tan exacta la categorización), muchos van a intentar entrar a este mercado alternativo generado a forceps. Los grandes emisores -salvo excepciones-, no tienen expertise en la materia y además, apenas "se abra una rendija" del expeditivo, les atacará la amnesia acerca del turismo interno, pero como contrapartida son los que tienen más resto.

Los operadores receptivos y los de turismo nacional, serán quienes pongan proa más decidida al turismo interno, por varias razones, pero sobre todo por dos: idoneidad y necesidad.

El caballo del comisario...

Quienes la tienen más accesible o cuentan con pronóstico más favorable son los hoteleros en general; las estancias y chacras turísticas y la gastronomía.

Entonces

"Vamo´ arriba con el turismo interno", pero sabiendo de antemano que "es lo que hay valor" y por ende, no hay elección.

¡Ojalá!, a falta de una central coordinadora, se conformen pools empresariales y puedan sumar pasajeros para determinadas fechas establecidas y no hagamos la "gran Uruguay" y veamos a cada maestrito con su librito.

Portal de América

 

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.