Amaszonas Uruguay oficializa que la única verdad es la realidad y que el 7/12, la aviación comercial del Uruguay tocará fondo
Jueves, 19 Noviembre 2020 20:40

Amaszonas Uruguay oficializa que la única verdad es la realidad y que el 7/12, la aviación comercial del Uruguay tocará fondo

Mucha gente piensa que cuando un analista opina críticamente acerca de una gestión, función, emprendimiento o proyecto, necesariamente debe tener animadversión hacia ello, intereses creados o algún sentimiento inconfesable. Bien, ninguna de esas características tenemos nosotros respecto a la aerolínea Amaszonas Uruguay. Sin embargo, debemos ser el único medio que no tiene relación de ningún tipo con la empresa y eso no ocurre por iniciativa nuestra, de ninguna manera. No obstante ello, siempre que hemos podido hemos informado acerca de Amaszonas y obviamente, también opinado, desde aquel diez de diciembre de 2014 en el que entrevistásemos a su Presidente Sergio Urioste en el Aeropuerto de Carrasco,  en ocasión del reinicio de operaciones aéreas entre Bolivia y Uruguay. A pesar del tiempo transcurrido y de los múltiples anuncios de ampliación de flota, de la supuesta llegada de nuevos aviones y demás, en las últimas horas, la compañía anunció la suspensión de sus operaciones, para las cuales contaba con un sólo avión. Amaszonas Uruguay hace seis años que es la única aerolínea CON bandera uruguaya (no DE bandera) y jamás cumplió con los cuarenta destinos prometidos ni con la flota de como 20 Bombardier CRJ 200, 700 y 900. No pudo siquiera acercarse a la cantidad de destinos operados y a la cantidad de aviones en la flota que tenía la Pluna cerrada por José Mujica; Fernando Lorenzo y Enrique Pintado en 2012. Tampoco llegó a acercarse a la flota de BQB (a quien le adquirió los derechos de vuelo) ni a su malla o caudal operativo. Es verdad que una empresa de este tipo es insostenible con la actual pandemia y no hacía falta que Sergio Rojas lo anunciara en el comunicado oficial para saber que hace nueve meses da números rojos en su balance. Pero también es verdad que el Estado de Emergencia decretado por el gobierno de Lacalle Pou, tuvo su inicio recién el 13 de marzo de 2020, por lo tanto, el vuelo bajo venía de antes, desde hacía varios años.

Fiexpo 2024 1250x115
TSTT-1250x115
CIFFT 1250x115
SACRAMENTO radisson
SACRAMENTO - proasur
Arapey 1250x115
Mintur verano 1250x115

por Sergio Antonio Herrera, desde Salinas, Uruguay
@DelPDA - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Con la suspensión de vuelos anunciada para el 7 de diciembre el pasado martes 24, la propia compañía desmiente oficialmente la inapropiada autodenominación de aerolínea DE bandera mal usada desde hace bastante tiempo.

Si Amaszonas Uruguay fuese la Aerolínea de Bandera de Uruguay, el comunicado oficial no lo debería haber firmado Sergio Rojas y el anuncio, lo debería haber hecho el Ministro de Transporte Luis Heber; la Ministra de Economía Azucena Arbeleche o el mismísimo Presidente de la República, Luis Lacalle Pou.

Más allá del inusual contexto actual y de la limitada malla de vuelos de la compañía CON bandera uruguaya pero de capitales bolivianos, lo cierto, lo real, es que a partir del próximo 7 de diciembre de 2020, la aviación comercial uruguaya tocará fondo y desaparecerá totalmente del mapa aeronáutico global, y más que nunca, miles de uruguayos trabajadores del sector, seguirán esparcidos alrededor del globo, prestando sus servicios y su elevado entrenamiento y conocimiento en los cinco continentes.

Nunca como en la actual coyuntura, se impondría más la existencia de una Aerolínea Nacional de Referencia, con el correspondiente Seguro de Contingencia.

¿Por qué durante todo este tiempo Amaszonas Uruguay, a pesar de haber empadronado su avión en la DINACIA, nunca llegó a aproximarse siquiera a ser considerada "la" aerolínea uruguaya?.

A la Pluna de LeadGate, luego de haberle aportado a la economía uruguaya en 2011 más de 250 millones de dólares, triplicado la facturación; quintuplicado la cantidad de pasajeros, conformado una flota moderna y homogénea de 13 jets regionales y servido 15 destinos, la cerraron en 2012 porque "quizás" iba a perder ese año 20 millones de dólares...

BQB tiempo después, luego de quemar muchísimo más dinero que combustible, fruto de una conducción desacertada y desconocimiento del ABC de la aviación comercial, se vio obligada a dejar de volar, a pesar de contar con tres aeronaves turbohélice, y haber intentado la incorporación de un Airbus 319 (estuvo estacionado en Carrasco, pintado y todo, durante meses).

Ahora, Amaszonas Uruguay, según consigna El País el miércoles 18 del corriente mes de noviembre, que “desde el próximo 7 de diciembre suspenderá sus operaciones, e inicia un proceso de coordinación con las autoridades y la búsqueda de otros actores publico-privados, socios comerciales y otros, en espera a que se abran las fronteras uruguayas”. Dos destinos, un avión.

??????, esa película ya la vimos varias veces con otros nombres, otras razones sociales, otros logos...

Quizás algún día, los integrantes de nuestro sistema político entiendan que en Estados Unidos, Francia, Reino Unido, España, Holanda, no gobiernan por igual una manga de improvisados, de locos o estúpidos que algún día se despertaron con la frivolidad de destinar cifras astronómicas en miles de millones de dólares y de euros para sostener a sus aerolineas referenciales y salvarlas de la quiebra en la actual crisis, no!!, esa gente tiene claro que las aerolíneas estadounidenses y europeas deben seguir funcionando porque el mundo actual es inconcebible sin su existencia.

Quizás algún día, nuestro políticos lleguen a la conclusión de que debemos tener obligatoriamente una Aerolínea Nacional de Referencia, se llame como se llame.

Si quieren resuciten a Pluna...

¿Noooo?, ¿les hace mucho ruido?

Háganlo con Amaszonas entonces, o con la que ustedes crean que deba ser, pero ¡por favor!, no sigamos siendo de cuarta...

Portal de América

Comentarios  

Que dura realidad debemos enfrentar.
Tal vez el momento que vive nuestro país y el mundo, parece ser el menos apropiado para que, entre tantos problemas mayores, las autoridades dediquen el tiempo suficiente a estudiar en profundidad la importancia de la conectividad, incluyendo de modo imperioso la propuesta de una aerolínea de referencia.
Lamentablemente muchos siguen pensando que ocuparse del desarrollo de la aviación y la conectividad, es para satisfacer a unos pocos “privilegiados” que tienen la posibilidad o la necesidad de viajar.
Parece Kafkiano que se minimice la importancia de la conectividad a tal punto de dejarla librada exclusivamente a lo que las compañías aéreas extranjeras puedan ofertar.
El Estado debe tener políticas de incentivos para que cada día, más líneas aéreas lleguen a nuestro país, pero no puede impedir que esas líneas aéreas dejen de priorizar el destino Uruguay en momentos de crisis. Tenemos claros ejemplos ocurridos mucho antes de la llegada de la pandemia.
Fue con una línea área Nacional que logramos traer al paisito a todos los uruguayos cuando las fronteras se iban cerrando.
En un mundo tan globalizado, la aviación cumple un rol primordial para el desarrollo del turismo y los negocios. En ese sentido resulta imprescindible desarrollar una política área diferente, con una visión más global y trazando objetivos que beneficien al país por encima de la escasa rentabilidad que tienen las mayorías de las líneas aéreas en el mundo.
Estoy convencido que el momento de sentarse seriamente a discutir este tema con expertos y profesionales de mucha experiencia es ahora. Es ahora porque el mundo está como en pausa y podemos proyectar la aviación que queremos para el futuro y salir fortalecidos cuando todo se reactive.
No voy a perder la esperanza que esto suceda porque, los beneficios son tan significativos que no permite ser omiso. Sigo creyendo que otras prioridades dilataron en el tiempo resolver esta coyuntura

Sergio Riolfo

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.