Balance de la primera etapa de este musical regreso a Europa
Miércoles, 27 Septiembre 2023 11:37

Balance de la primera etapa de este musical regreso a Europa

Todos los viajes son diferentes, no es novedad, y eso se multiplica cuando hay nuevos destinos a visitar, como es el caso de esta incursión europea. Cuatro días en Cataluña con la mayoría del tiempo en la Costa Brava, si bien no se trataba de un sitio desconocido, sirvió para una primera estadía en Llafranch, en el municipio de Parafrugell, a unos pocos miles de pasos por el Camino de Ronda de Calella de Parafrugell, ese lugar en la costa donde en el por entonces Hotel Can Batlle, un veinteañero Joan Manuel Serrat escribió su éxito mundial "Mediterráneo. Tuvimos revancha con Port Lligat (esta vez teníamos entradas para viistar la casa museo de Dalí y llegar nuevamente a Cadaqués, esta vez pudiendo estacionar y visitar como es debido este bonito pueblo que sin embargo, no nos confirmó ser el más bello de España y nos deja con dudas que lo sea de Cataluña. De todas maneras fue un gran acierto esta elección de destinos catalanes, lo pasamos muy bien. Y el lunes 18 del corriente mes, un vuelo de Vueling nos llevó a Austria.

Fiexpo 2024 1250x115
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
Mintur verano 1250x115

por Sergio Antonio Herrera, desde Budapest

Viena

Concierto en el Palacio de Schönbrunn.

Mozart, Strauss, Klimt, Francisco José y María Teresa entre otros notables, fueron los anfitriones de un lugar espectacular, elegante, ordenado, pulcro, que exalta cultura.

La formidable experiencia del concierto en Schonbrunn; el inovidable recorrido por el museo del Castillo de Belvedere; la imponencia del Palacio Imperial de Hofburg; la novedad para nosotros del Pabellón de la Secesión con el Friso de Beethoven precisamente de Gustav Klimt y la imponencia del Parlamento como una postal de la antigua Grecia, fue un regalo para los sentidos.

Viena seguramente es la mejor ciudad de las que conocemos respecto al servicio de UBER, impactante eficacia. Y más allá de las controversias, de si afecta o no al transporte y a la economía de las administraciones oficiales a la hora de la recaudación, se trata de un servicio cuasi mágico para un turista que no habla el idioma local y debe trasladarse desde un punto a otro. En promedio dos minutos de espera y como al comienzo, más barato que el taxi.

Dos frustraciones: lo que vimos navegando por el Danubio entre Durnstein y Melk, bastante pobre en paisaje y el desmentido a Strauss acerca del color del río que no tiene nada de azul y que más bien nos lleva a García Lorca "Verde que te quiero verde" y la famosa torta de chocolate de Sacher (fuimos tres veces, las dos primeras nos hicieron desistir las inmensas filas para ingresar) y si bien la tercera fue la vencida, no nos gustó la torta, ni la revancha que nos tomamos con algo parecido a un Alpino de la confitería Carreras de Montevideo el cual deja chiquito al elegido.

Praga

La cabeza de Kafka, por David Cerny.

Llegamos con el convencimiento (debido a muchos insistentes calificativos grandilocuentes) que poco menos estaríaos en el paraíso o al menos en la sucursal.

Es una ciudad muy bonita, plena de contrastes, pero no nos dio en absoluto, la convicción de ser un destino turístico acogedor, máxime, para quienes hablamos español.

Manifiesta tosquedad en el relacionamiento humano, es rarísimo encontrar una carta de restaurante escrita al menos en inglés y sus precios no son nada accesibles.

Quedamos conformes con lo que vimos, es un lugar acerca del cual debemos decir con sinceridad que hay que visitarlo, que ofrece contrastes, que el Castillo de Praga; el puente de Carlos; la Ciudad Vieja y la obra de David Černý, son por sí solos motivos contundentes para llegar hasta allí. Pero si en este momento nos preguntan si volveríamos, si quedamos con ganas de estar algunos días más, la respuesta es negativa.

Budapest

Parlamento de Budapest a orillas del Danubio.

La capital húngara nos reconcilió con el Danubio. No en vano la Unesco ha declarado Patrimonio de la Humanidad a un buen trecho de su paso por esta capital.

Sus diez puentes, la belleza y señalada identidad de las monumentales obras como el Parlamento por ejemplo, le dan a su costa un particular encanto.

El paseo nocturno en barco es imperdible, el señorío del café New York, el Goulash y su manifiesta vocación de ser parecida a París, han hecho que el tiempo de nuestra estancia haya sido escaso y nos hayamos prometido volver.

Estamos terminando este artículo en una sala de la zona de embarque del Aeropuerto de Budapest, en unas pocas horas estaremos en Estambul iniciando una nueva aventura, en este caso, la turca.

Ya les contaremos.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.