¿Manos y piernas hinchadas en el avión? Estas son las causas
Domingo, 02 Junio 2024 13:20

¿Manos y piernas hinchadas en el avión? Estas son las causas

Viajar en avión tiene muchísimos efectos secundarios: jet lag, falta de sueño por los viajeros ruidosos y los niños que lloran… y esas manos y piernas hinchadas. Si viajas a menudo, también habrás pasado todo tipo de hinchazones, ya sean estomacales o en la cara y las extremidades; esto se debe a que el viaje aéreo, sobre todo en periodos de larga duración, crea “hinchazón cutánea”, que se caracteriza por la inflamación de la piel, sobre todo en las extremidades y en torno a los ojos.

CIFFT 1250x115
MINTUR 1250x115
Arapey 1250x115
SACRAMENTO radisson
TSTT-1250x115
SACRAMENTO - proasur

Pero ¿por qué ocurre? ¿Han tenido que ver los vasitos de vino que no dejan de servirte? ¿O es por no haberte dormido hasta acabar la trilogía entera de El Padrino? Más abajo te contamos sus causas y qué puedes hacer para paliar los efectos.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LAS MANOS Y PIERNAS HINCHADAS DURANTE UN VUELO?

La deshidratación es una consecuencia habitual del viaje aéreo debido al aire seco de la cabina y a una ingesta insuficiente de líquidos (el vino que hemos mencionado antes no cuenta). La piel, al ser el mayor órgano del cuerpo, es particularmente susceptible a los cambios por deshidratación, y la falta de fluidos puede poner en riesgo la barrera de la piel, lo que a su vez conlleva más pérdida de agua. El resultado de todo esto es una piel apagada, seca y propensa a la hinchazón, especialmente en la zona delicada en torno a los ojos, vulnerable a los edemas relacionados con la deshidratación (que se producen cuando los tejidos del cuerpo almacenan un exceso de líquidos).

Otro factor que aumenta las posibilidades de hincharse es la fluctuación en la presión de cabina. Los vuelos comerciales operan a altitudes en las que la presión atmosférica es significativamente menor que a nivel del mar. Esto quiere decir que la cabina tiene que estar presurizada para mantener un entorno en el que se pueda respirar, pero, aun con esto, la presión es menor que la que experimentamos en tierra, y esa diferencia puede inducir cambios en los fluidos del cuerpo, lo que a menudo conlleva edemas en los tejidos de cara y piernas.

Puede ser tentador aprovechar el vuelo para hacer una maratón de cine, pero la naturaleza sedentaria del viaje en avión también aumenta la hinchazón cutánea al empeorar la circulación. Cuando permanecemos sedentarios en el vuelo, nuestro flujo sanguíneo puede estancarse y causar retención de líquidos, lo que pone en riesgo nuestro sistema linfático, que equilibra los niveles de fluidos corporales para defendernos de las infecciones. ¿El resultado? Efectivamente: inflamación del tejido, retención de líquidos e hinchazón. Y si picoteas durante la sesión de cine, esto también puede aumentar la retención de líquidos.

Otro factor son las comidas del avión. Las aerolíneas suelen añadir un extra de sal y azúcar a las comidas para hacer que sepan igual que en tierra porque los niveles de ruido de entre 80 y 85 decibelios del motor durante el viaje impactan negativamente cómo percibimos los sabores dulces y salados. El resultado es un exceso de sal altera el equilibrio de fluidos corporales y fomenta la retención de líquidos conocida como edema osmótico, que puede causar inflamación en cara y manos.

¿CÓMO PODEMOS PALIAR LA HINCHAZÓN DURANTE EL VUELO?

Es imposible pasar todo el viaje echando carreras por el pasillo y comiendo platos sin sal, así que ¿qué hacemos?

Aumentar tus niveles de hidratación es fundamental. Necesitas beber mucha agua antes, durante y después del vuelo para contrarrestar sus efectos y permitir que tu cuerpo vuelva a la normalidad. A mí me gusta llevar conmigo una botellita de agua en el avión. Cuando estés en el aire puede ser de ayuda minimizar el consumo de bebidas diuréticas como el alcohol y la cafeína, pero Rhian Stepheson (terapeuta nutricional, naturópata, exatleta y fundadora de ARTAH) nos ofrece un truco muy ingenioso. “Se ha demostrado que la deshidratación empeora los edemas de piernas durante el vuelo, así que tomar electrolitos en polvo puede ayudar. Cuando los escojas, evita los que tienen alto contenido en sal, diseñados para deportistas: a menos que practiques un deporte de resistencia, no te hace falta consumir tanto sodio”.

Comer bien también ayuda con la hinchazón, así que Rhian aconseja tomar snacks ricos en agua durante el vuelo, como frutas y verduras, para evitar las comidas procesadas con mucho sodio; también ayuda llevar contigo comidas caseras. “Recuerda, nuestra microbioma también sigue ciertos ritmos circadianos, así que los tiempos de las comidas durante los vuelos largos, además de la calidad de la comida, pueden desestabilizarnos. Intenta comer una comida grande predominantemente a base de verduras con una proteína de buena calidad antes de volar y minimiza el consumo de alimentos en el avión. Tomar probióticos también ayuda a evitar la hinchazón”, añade.

Snacks aparte, es posible que a tu rutina de ejercicio en el avión le haga falta una actualización. Nadie espera que te hagas una clase entera de yoga a 30.000 pies de altura, pero fomentar la circulación moviéndote regularmente es esencial para prevenir la formación de edemas durante el vuelo. Hacer círculos con los tobillos, elevaciones de gemelos, elevaciones de piernas o marcha sentada ayuda a estimular el flujo sanguíneo y previene la acumulación de líquidos, así que practicar esta rutina cada 30 minutos puede ayudar a un funcionamiento óptimo del cuerpo y a mitigar los efectos de la inflamación. También puedes llevarte una banda elástica para hacer ejercicios en el asiento.

Si no sueles llevar ropa de compresión, como calcetines, son una opción estupenda para ayudar con la circulación y reducir el riesgo de edemas, ya que contrarrestan los efectos de estar sentado durante largos periodos y las fuerzas gravitacionales en la circulación de la sangre. Otra opción para fomentar el drenaje linfático es usar los reposapiés que hay debajo de los asientos o llevar uno hinchables.

Si te preocupan mucho la hinchazón y la retención de líquidos, consulta con tu médico para asegurarte de que no hay otros problemas médicos, pero es muy común sufrir edemas durante un vuelo y pueden mitigarse con los trucos que te contamos más arriba. Si de verdad quieres darle movimiento al asunto, Sandra Lanshin Chiu, acupuntora con licencia, herbalista y fundadora de Lanshin, ha creado una rutina de gua sha para mitigar el estancamiento de fluidos faciales durante el vuelo. “El gua sha médico o tradicional es un método muy efectivo que se ha usado en la medicina china durante siglos para desobstruir bloqueos en la circulación de sangre, energía y fluidos con el objetivo de curar enfermedades, pero esta versión facial, más delicada, restaura el flujo facial de la sangre, mejora la piel y los tejidos más profundos, le da color al rostro y ayuda con la retención de líquidos”.

Portal de América - Fuente: Condé Nast Traveler

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.